loader image

Chile y el Espacio: Parte 1

Written By :

Category :

Blog Personal

Posted On :

Share This :

La Época dorada de la Historia Espacial Nacional

Chile no ha estado lejano en la participación en el ámbito Espacial, de hecho, existen hitos que en su momento contribuyeron con el impulso y el desarrollo de lo que alguna vez fue la época dorada historia espacial.

Para resumir y para conocimiento de los lectores, la historia espacial se resume en las siguientes hazañas:

Décadas del 50 al 80

  1. Año 1959: La NASA firma un convenio con la Universidad de Chile para establecer una base operativa de monitoreo de satélites del programa espacial de Estados Unidos, dando origen a la creación del Centro de Estudios Espaciales (CEE).
  2. Año 1968: Instalación de la primera Estación de Telecomunicaciones en Longovilo, inaugurándose el primer telepuerto en Chile y Latinoamérica. Gracias a esta tecnología, se transmitió la llegada del hombre a la Luna en el año 1969.
  3. Año 1980: Creación del Comité de Asuntos Espaciales, organismo dependiente de la Fuerza Aérea para proponer un texto de Política Espacial Nacional y elaborar un proyecto de ley para crear una Agencia Espacial.
  4. Año 1985: Chile y Estados Unidos firman el acuerdo Mataveri, cuyo fin era el permitir el uso del Aeropuerto de Rapa Nui como lugar de aterrizaje de emergencia y rescate ante incidentes que sufrieran los transbordadores espaciales.

Década del 90 e inicios del 2000

  1. Año 1993: Chile realiza la II Conferencia Espacial de las Américas (26 al 30 de abril), en la que se reafirma el interés de los participantes en promover la cooperación en el área de las actividades espaciales.
  2. Año 1995: Lanzamiento del primer micro satélite científico-experimental Fasat Alfa, desde el Cosmódromo de Plesetsk, Rusia. Si embargo, el Fasat Alfa, no pudo ser separado del satélite madre ucraniano Sich-1. Adicionalmente, se forma la primera generación de ingenieros y operadores del proyecto.
  3. Año 1996: Chile se integra al Sistema de Búsqueda y Salvamento de Aeronaves siniestrada por medio del Sistema Satelital COSPAS-SARSAT, entidad administrada por la Fuerza de Aérea a través del Centro Control de Misiones Chile (CHMCC)
  4. Año 1997: Chile forma parte de la organización de la III Conferencia Espacial de las Américas en Punta del Este, Uruguay.
  5. Año 1998: Lanzamiento del micro satélite científico-experimental Fasat Bravo, desde el Cosmódromo de Baikonur, Kazajstán, en el cohete vector Zenit II. Además, se forman los primeros técnicos y especialistas en operación y mantención de la Estación de Control de Misión.
  6. Año 1999: Alumnas del Liceo N°1 Javiera Carrera, finalizan exitosamente el experimento “Chinitas al Espacio” enviándolas a la Estación Espacial Internacional a bordo del transbordador Columbia.
  7. Año 2000: Se oficializa la candidatura del primer astronauta chileno Klaus von Storch para viajar a la Estación Espacial Internacional, cuya misión estaba programada para el año 2003. Sin embargo, no se concretó.
  8. Año 2001: Creación de la Comisión Asesora Presidencial denominada Agencia Chilena del Espacio, cuyo propósito era identificar, formular y ejecutar las políticas, planes, programas y actividades relativas en materias espaciales nacionales e internacionales. Sin embargo, nunca entró vigencia, ya que el decreto que la creaba, no fue publicado en el Diario Oficial.

Reflexión personal

Uno de los aspectos clave que quiero destacar es la colaboración internacional, evidenciada por acuerdos con la NASA, participación en conferencias espaciales y lanzamientos de satélites en cooperación con Rusia y otros países.

Estas alianzas demuestran el reconocimiento de Chile en el escenario mundial y su capacidad para contribuir a actividades espaciales a nivel regional e internacional.

Además, la creación de instituciones como el Centro de Estudios Espaciales y el Comité de Asuntos Espaciales, así como los esfuerzos para establecer una Agencia Espacial y la Comisión Asesora Presidencial, indican una voluntad política para impulsar el desarrollo espacial nacional.

Sin embargo, a pesar de estas oportunidades y esfuerzos, algunas iniciativas no se concretaron completamente, como la candidatura del primer astronauta chileno o la implementación de la Agencia Espacial. Esto sugiere posibles obstáculos burocráticos, financieros o de otro tipo que podrían haber frenado el progreso en este campo.

En términos de oportunidades perdidas, es evidente que Chile tenía el potencial para desarrollar aún más su sector espacial. La tecnología espacial no solo ofrece beneficios científicos y tecnológicos, sino también aplicaciones prácticas en áreas como la observación de la Tierra, las comunicaciones, la navegación y la gestión de desastres.

Adicionalmente, el desarrollo de capacidades espaciales podría haber contribuido significativamente al crecimiento económico y al avance tecnológico del país.

Mirando hacia el futuro en esta primera etapa, era importante que Chile continuara explorando y aprovechando las oportunidades en el campo espacial. Esto podría implicar la consolidación de políticas y estrategias claras, así como la promoción de la colaboración tanto a nivel nacional como internacional.

En este sentido, el país podría haberse beneficiado en invertir en educación y capacitación en ciencias espaciales y tecnologías relacionadas para cultivar una fuerza laboral altamente calificada y competitiva en este campo emergente.

¿Qué sucede con los otros hitos?

Prontamente publicaré la segunda etapa con la continuación de la historia espacial hasta el día de hoy.